MARAVILLAS {receta tradicional de Grandas}


Esta es una receta que tenía pendiente hace tiempo y había quedado en el olvido.

Es una receta tradicional de mi pueblo (Grandas de Salime, en la frontera entre Asturias y Galicia).

No tengo ni idea porque les llaman así, ...aunque una vez que las pruebas puedo imaginármelo jajaja.  

Se hacían en mi pueblo para las fiestas, en grandes cantidades, y aguantan bastante bien el paso de los días, guardadas en bolsa hermética, aunque la textura va cambiando, no así el sabor que cada día se acentúa mas.

Os dejo la receta para medio kilo de harina. Os saldrán unas 30 maravillas :-D, pero os aseguro que vuelan, recién hechas y en los desayunos y meriendas de los días posteriores. Si queréis también se pueden congelar para consumirlas más adelante.

Es una masa levada, pero, dado que lleva mantequilla y bastante huevo, necesita bastantes horas para crecer. Os aconsejo amasar con bastantes horas de antelación. Yo amaso la noche anterior y las hago a la mañana siguiente, o amaso a primera hora de la mañana y las hago por la tarde.
 
Ingredientes:
  • 65 ml. de leche entera
  • 80 gr de manteca cocida *
  • 1 cucharadita de sal 
  • 250 gr. de azúcar
  • 25 gr de levadura fresca (o 2 sobres de levadura seca de panadería)
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 500 gr. de harina de repostería (la que ya viene con levadura)**
  • 1 litro de aceite de girasol para freír.
 *  La manteca cocida es lo que aquí llamamos a la mantequilla clarificada.
** Partimos de esta cantidad de harina pero seguramente necesites añadir más para rematar el amasado, depende de los huevos y de la absorción de la harina.

Elaboración:

- Lo primero es clarificar la mantequilla. Para ello ponemos la mantequilla a fuego bajo en un cazo y dejamos que se derrita lentamente sin remover.

Nos quedará una espuma en la parte superior que retiramos con cuidado con una cuchara. Como aún nos quedarán residuos, el resto lo pasamos por un colador con unas gasas para obtener la mantequilla limpia de residuos.

Tened en cuenta la merma. Yo con un bloque de 250 gr. de mantequilla he obtenido 160 gr. una vez clarificada, así que para esta receta necesitáis 125 gr de mantequilla normal aprox. Un poco más por si acaso.

Como en este caso la vamos a calentar con la leche, separamos los 80 gr. y ya la podemos utilizar. Si no la vamos a usar inmediatamente se vuelve a solidificar y se guarda en el frigorífico para cuando sea.

- Calentamos en un cazo la leche y la manteca cocida. Añadimos el azúcar y la sal y removemos (no es necesario que se disuelva el azúcar).

- En un cuenco ponemos la harina, hacemos un volcán y ponemos el contenido caliente en el centro. Mezclamos un poco. Empezar esta parte del amasado con una cuchara de madera o una espátula si queréis.

- Disolvemos la levadura un un poco de leche templada y la añadimos a la masa. Mezclamos otro poco.

- Añadimos los huevos uno a uno, incorporándolos bien a la masa. Los huevos deben estar a temperatura ambiente. 

- Amasamos  hasta obtener una masa bien ligada. Añadiremos la harina necesaria para poder manejar la masa, pero que esté lo más blanda posible. Nos tiene que quedar una masa como para rosquillas.

 Si usas una amasadora, una vez esté la masa ligada, pasarla para la encimera para terminar el amasado y ver al tacto la textura, porque es una masa pegajosa que no se va a separar de las paredes con facilidad, y puede que añadas demasiada harina esperando eso.

- Hacer una bola con la masa y dejar en un recipiente tapada hasta que doble su volumen (pueden ser 6/7 horas, dependiendo de la temperatura).

- Cuando haya doblado su volumen la volcamos en la encimera y vamos haciendo rosquillas o las formas que se os ocurran, tomando porciones del tamaño regular. Son más bien grandes, de tamaño entre una rosquilla y un donuts. No pesé los trozos pero calculo unas porciones de unos 30/40 gramos.

- Freír en abundante aceite de girasol, a temperatura media (en vitrocerámica, de 0 a 9, en el 5) y dejar enfriar sobre papel de cocina absorvente.


Una vez bien frías guardarlas en bolsas de plástico herméticas. Tienen un sabor y una textura especiales y están muy buenas al día siguiente con café, ideales para mojar en un chocolate, maravillosas como su propio nombre indica.

 

¡ Espero que os gusten !

 

 

 

7 comentarios:

Encarnita dijo...

Las recetas de toda la vida siempre están ricas,no se si es por los ingredientes tan buenos que llevaban,por las pocas veces que se comian o por los recuerdos que nos traen,sea por lo que sea te quedaron de maravilla.besinos

Nenalinda dijo...

No conocia la receta de estas maravillas y se ven divinisimas no lo siguiente ademas no dudo que tienen que estar deliciosas,con tu permiso tomo nota.
Bicos mil wapa.

marijose dijo...

Pues yo no me pierdo estas maravillas, ahora mismo me las apunto, biquiños

Maca Candal dijo...

Hola Loly
Pues por los ingredientes que llevan y por cómo se elaboran seguro que están divinas. Vamos, que no dudo que sean unas maravillas ^_^
Un beso muy grande, guapa. Feliz semana

mar dijo...

jo hija qué cosas tienes..pues por qué se van a llamar maravillas? por el sabor y porque son maravillosas en general :) apuntadas Un besuco. ah y saludos de los creadores de 'cojones de fraile' de mi tierra, te mandan besos jajajajajajajajajajajajaa

Campurriana Campu dijo...

Qué ricas!! Yo estoy intentando bajar unos kilines pero...queda en mi retina. Loly, espero que todo vaya muy bien. Me alegro de verte entre los viejunos blogs ya...jejee

manzanasrojasr dijo...

Hola Loly,
No me extraña que vuelen recién hechas... Tienen que estar increíbles.

Saludos,
Raquel