TARTA DE QUESO FRÍA AL AROMA DE HABA TONKA



Hoy he utilizado por primera vez esta especia de la que tanto oigo hablar últimamente en los blogs de cocina y hace tiempo que quería probar.

El haba tonka es la semilla de un árbol (Dipteryx odorata) perteneciente a la familia de las fabáceas, conocido en algunos lugares como Sarrapia y originario de la América tropical, Brasil, Venezuela, Perú, Guayana y Bolivia, entre otros.

Sirve, por ejemplo, para perfumar una crema inglesa, cremas quemadas, como la catalana, arroz con leche, pasteles, y tiene mucho uso en repostería. Parece ser que también está muy bueno rallar un poquito sobre el gin&tonic.

Tiene un aroma delicioso, entre la vainilla y la almendra amarga y cuando la utilizas, su aroma impregna toda la casa y tú misma hueles durante horas.

Se utiliza rallándola con un rallador de nuez moscada, es una especie de haba negra y arrugada un poco dura. El interior es de color más claro. Os pongo una foto. Yo la encontré en el club del groumet de El Corte Inglés. Es un poco cara (casi 10 euros un bote de 60 gr.) pero cunde mucho.

Si no la tenéis podéis elaborar la receta sin ella. Es una tarta de queso fría muy fácil de hacer y muy rica igualmente sin esta especia. Simplemente le añadí la ralladura de haba tonka a la receta.

En mi afán por reducir las grasas, yo la hice con leche desnatada y queso light y no me salió todo lo compacta que debería.....no lo hagáis. Con los productos normales queda perfecto.

Ingredientes:

(Para 8 personas)

1/2 l. de leche
1/2 l. de nata liquida
1 tarrina de queso de untar (tipo Philadelphia)
8-10 cucharadas de azúcar
2 sobres de cuajada
caramelo líquido
2 semillas de Haba Tonka

Elaboración:

Poner a calentar en un cazo la nata, el queso, el azúcar, la mitad de la leche y las 2 semillas de haba tonka ralladas.

Removerlo hasta que el queso se haya derretido, sin que llegue a hervir.

Aparte, deshacer la cuajada removiéndola con el resto de la leche fría y añadir a la mezcla anterior, removiendo unos minutos más sobre el calor.

Con el caramelo líquido, untar el molde escogido y verter la mezcla. Esperar a que esté templado y dejar en el frigorífico al menos 4 horas.

Desmoldarlo y ya está listo para degustar.

Nota: Ya hemos tomado la tarta. Para mí gusto está buenísima, pero algún comensal opina que el sabor de la tonka es muy intenso. Para ser exacta ha dicho: "tengo la tonka hasta el tuétano". Quizás para probar la primera vez poned una sola semilla si vuestros comensales son muy quisquillosos.
Además he utilizado un molde un poco grande porque solo hice la mitad de las cantidades y me ha quedado un poco delgada. Podéis utilizar también moldes individuales (vasos, o tazas..cualquier recipiente os sirve) y poned el caramelo solo en el fondo, para que no os salga tanto líquido como a mí que unté todo el molde alrededor.

No hay comentarios: