CONCHITAS DE ANÍS



Las rosquillas de anís caseras de toda la vida. Conchi las borda.

Se calcula según la cantidad de rosquillas que quieras. Vienen saliendo 10-12 rosquillas por cada huevo, según el tamaño de rosquilla que hagas. En casa no gustan pequeñitas.


  

Ingredientes: 
(para 20-22 rosquillas + o -)

2 huevos
4 cucharadas soperas de leche
4 cucharadas de aceite de oliva de 0,4º
4 cucharadas soperas de azúcar
4 de anís o un poco más si quieres
medio sobre de levadura Royal
una pizca de sal (una cucharilla de café pequeña)
500 gr. de harina.
Aceite abundante para freírlas (mejor con el de girasol, quedan muy bien y se quema menos)


Elaboración:

En un bol un poco grande partes los huevos, les añades la sal y bates un poco (puedes hacerlo con batidora o a mano, salen igual), añades la leche, el aceite, el azúcar y el anís y mezclas bien.

Mezclas la harina con la levadura y la incorporas poco a poco y vas batiendo la masa hasta que la puedas moldear fácilmente con las manos, sin que esté demasiado dura.
Si es necesario, añade un poco más de harina de la recomendada hasta que no se te pegue en las manos ya que puede depender del tamaño de los huevos y de la cuchara con la que incorporas los líquidos.





Lo mejor es hacerlas muchas veces y así irás cogiendo el punto ideal, pero procura que te quede una masa lo más blanda posible que puedas manejar comodamente sin que se rompan. J.







Para hacer las rosquillas sólo tienes que coger un trozo de la masa, no muy grande, haces una bolita y le marcas un agujero en el medio. Las vas poniendo en la meseta de la cocina con un poco de harina para que no se pequen.




Freír en una sartén con el aceite previamente calentado, no demasiado, porque se pueden quemar por fuera y no cocer por dentro (yo las hice en mi vitrocerámica que numera del 1 al 9, en el nº7). Limpia la harina sobrante antes de echarlas en la sartén para que no se ponga el aceite oscuro (puedes ponerlas sobre un papel de horno y así no se manchan de harina). Cuando estén doraditas, las sacas del fuego para un recipiente con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.

Mantener siempre la temperatura del aceite, nunca debe estar frío. Si haces muchas y tienes que añadir más aceite, que caliente bien antes de meter más rosquillas.

Notas:  se conservarán muchos días si las metes en bolsa de plástico cerrada, son perfectas las de autocierre. También las puedes congelar, pues quedan como el primer día cuando las descongelas. Y si las quieres calientes las puedes descongelar en el microondas, pero sólo si las consumes al momento pues luego se quedarán muy duras.

2 comentarios:

CONCHI dijo...

HERMANITA, ESTÁ PERFECTA LA RECETA Y APETECIBLES LAS ROSQUILLAS, NO CONOZCO A NADIE QUE LAS HAYA PROBADO QUE NO LES GUSTASEN A RABIAR. YO LAS BORDO, PERO LAS HICE MUUUUCHAS VECES. ME ENCANTA TU BLOG. UN BESIN

Elena dijo...

Si el sabor que tienen es tan bueno como la pinta de la foto tienen que estar buenísimas. Me apunto la receta para hacerla a ver qué tal me salen.