BIZCOCHO DE CHOCOLATE



Este bizcocho, es el que más sabe a auténtico chocolate de todos los que he probado.

En un molde sin agujero, también sirve como base para tartas de chocolate, tipo Sacher, abriéndolo a la mitad y rellenándolo con lo que te guste (nata, mermelada....).
Se pueden añadir, cuando esté la masa preparada para meter en el molde, pepitas de chocolate para que sepa aún más a chocolate y tenga distintas texturas.


Ingredientes:

200 gr. de chocolate negro en trocitos
5 huevos, separadas claras y yemas
180 gr. de azúcar
100 gr. de mantequilla pomada
100 gr. de almendra en polvo
75 gr. de harina tamizada
1 sobre de levadura


Para la cobertura:
200 ml de nata líquida y 200 gr. de chocolate de cobertura

(el de la imagen está hecho con el doble de las cantidades, la receta es para 8 personas)

Elaboración:

Preparar el molde untándolo con mantequilla y espolvoreando con harina (forrar el fondo con papel vegetal para desmoldarlo mejor).
Precalentar el horno a 180º.

Fundir la mantequilla y el chocolate en el microondas o al baño de María (yo utilizo el chocolate negro de cobertura 52% cacao, a veces otro del 70%, depende de lo que quieras que predomine el sabor del chocolate)

Dejar templar un poco y añadir las yemas batidas poco a poco, mezclar bien.
Añadir el azúcar, las almendras, la levadura y la harina. Ir mezclando poco a poco. En este punto se hace una masa un poco dura y difícil de trabajar a mano pero con paciencia se mezcla sin problemas.

Finalmente se incorporan las claras a punto de nieve en tres tandas, mezclando suavemente para que no se bajen.

Verterlo en el molde y meter al horno entre  45-50 minutos (comprobar pinchándolo que esté cocido). Este yo lo dejé 45 minutos para que quedase bien jugoso, si os gusta más seco, dejarlo un poco más. Yo uso un palo de brocheta de madera para pincharlo y cuando sale seco, aunque lleve algún resto de chocolate lo apago ya.

Dejar enfriar unos minutos y desmoldarlo para que enfríe completamente en una rejilla.

Trocear el chocolate de cobertura en un bol para el acabado, hervir la nata y verterla sobre los trocitos de chocolate removiendo para que se funda. Queda una mezcla brillante.

Poner el bizcocho sobre una rejilla y verter sobre él la salsa. Dejar enfriar. 

Decorar con fideos de chocolate o lo que se os ocurra.

 

Notas:  Como siempre, si veis que se quema por arriba cubrir con papel de aluminio. Seguirá cocinándose y no se quema nada. 
Si lo hacéis en un molde sin agujero comprobar que al tacto está mullidito en el centro.

No hay comentarios: